fbpx

¿Qué hacer? Mi jefe me grita…

Es común que las personas pierdan el control por el nivel de estrés laboral con el que vivimos diariamente y se pueda dar el caso que a tu jefe se le haya caído el tornillo y haya empezado con una rutina de querer regañar a gritos a los colaboradores, olvidando que él también es un empleado más y que la diferencia que existe entre un líder y un jefe es que un verdadero líder jamas le faltará el respeto a nadie, ademas de contar con una calidad humana de primera y un trato adecuado a todas las personas.

Partiendo de la base en donde a tu jefe ya se le fue de control el puesto y se volvió un dictador, vamos a darte unos consejos para que sutilmente y diplomaticamente, lo ubiques y lo regreses a su realidad.

Respeto: El respeto que debes de demostrarte a ti como ser humano no se tiene que poner en tela de juicio en ningún momento, para evitar que tu jefe pierda la dimensión y creyendo que porque existe una buena relación ya te puede gritar, lo primero que tienes que hacer es recordar que es tu jefe y no tu amigo, pon siempre una barrera entre ustedes, se cordial y respetuoso en todo momento, pero es importante que exista una distancia que provoque el mutuo respeto.

WhatsApp: Actualmente este medio de comunicación se ha vuelto una oficina virtual, muchos jefes ya llevan la agenda desde ahí, ya ni se toman la molestia de llamarte por teléfono, nuevamente te recuerdo tu jefe no es tu amigo, si ya caíste en la rutina de que el nuevo medio de comunicación entre tu jefe y tu trabajo es el WhatsApp, evita enviarle chistes, videos cómicos, fotos de tu familia y de tus eventos, contarle cosas personales o tratar de justificar las cosas laborales por ese medio, utiliza con tu jefe esta aplicación solo para lo indispensable, así no abres una puerta de confianza excesiva en donde el se crea con el derecho de poderte gritar.

Pararlo en Seco: Si permites que te grite la primera vez y no hiciste nada al respecto, te doy la mala noticia que es el principio del fin, pero pensemos que esto se ha vuelto una rutina y no hiciste nada la primera vez que sucedió, lo que vas a hacer ahora es arreglar la situación de la siguiente manera, le vas a pedir unos minutos en horario de trabajo (no lo tienes que llevar a comer, ni invitarle un café), está es una cuestión laboral y en la oficina se tiene que arreglar, cuando estés con él le vas a decir que: no puedes permitirle que te vuelva a gritar por ninguna razón y que le pides de la manera más atenta que no vuelva a suceder, se claro en que no estas de acuerdo y a pararlo en seco.

La elegancia: Tu nunca debes de caer en su juego e iniciar una lucha de poder porque no tienes el sartén por el mango y vas a terminar perdiendo, se elegante y no pierdas el estilo, si te empieza a gritar le tienes que decir algunas de las siguientes frases: «yo escucho bien, no hay necesidad de alzar el tono», «Me podrías repetir lo último que dijiste, con tus gritos no pude entender bien lo que necesitas», «No será mejor que esto lo veamos ahora que estés más tranquilo», «Por tu salud lo correcto es que te tranquilices un momento y revisamos el tema sin necesidad de llegar a los gritos», «Te parece si le llamo a alguien de Recursos Humanos para que toquemos el tema», estoy seguro que con estas frases lo harás reflexionar sobre su comportamiento, también te da elementos a tu favor si en el lugar hay más personas que pueden respaldar que tu nunca perdiste el control.

El miedo: Dicen que el miedo se huele y hay personas tan maquiavelicas que se aprovechan de esto, si tu jefe detecto el miedo en ti, vas a ver que lo utilizará para intimidarte cada ocasión que pueda, el poder es un placer que a las personas de mente pequeña los alimenta, por lo que no debes de caer en su trampa, nunca le tengas miedo, no lo confrontes pero no le tengas miedo, y no tengas temor de decirle que no te grite cuando lo este haciendo.

Recursos Humanos: Es un aliado para los empleados, cuentan con la experiencia y capacidad para resolver conflictos, ve con ellos y explícales la situación para que tomen cartas en el asunto.

No debes permitir que tu jefe te grite y no actuar, tu dignidad laboral está respaldada por la Ley Federal del Trabajo y por las políticas internas que existan en tu compañía, hay que poner en su lugar al ridículo de tu jefe que cree que puede ir por la vida gritando y faltandole al respeto a sus compañeros de trabajo.

Te podría gustar