fbpx

Mitómano laboral… miénteme Pinocho.

Es probable que en la vida laboral nos hayamos visto en la necesidad de decir alguna mentira piadosa,  sobre todo en aquellos momentos en los que se busca cuidar la confidencialidad sobre un tema delicado.

MENTIR PARA EVADIR RESPONSABILIDADES.

Pero que sucede cuando este tipo de mentiras las empiezas a detectar constantemente en alguno de tus compañeros de trabajo,  el mentir se puede hacer una costumbre para algunas personas que quieren evadir sus responsabilidades o que están incurriendo constantemente en alguna falta laboral como pudiera ser el caso de una persona impuntual  o aquella que no entrega a tiempo su trabajo.

EL PEDIR A LOS HIJOS DECIR UNA MENTIRA ES EL PRINCIPIO.

Este es uno de los valores que traemos desde casa,  aquel hijo que aprendió en el hogar a mentir por indicaciones de sus padres es muy probable que de adulto se vuelva un mitómano, un ejemplo común se observa cuando alguno de los padres les pide a sus hijos decir que no se encuentra en casa para evadir alguna responsabilidad o compromiso.

FRACASAN EN SUS RELACIONES SENTIMENTALES.

Hay muchas consecuencias de ser un mentiroso patológico, la principal es sobre la confianza que van perdiendo en su entorno, por esta misma razón la mayoría de las relaciones y amistades de los mentirosos patológicos fracasan. Si la enfermedad continúa avanzando, la mentira podría llegar a ser tan severa como para causar problemas laborales o legales.

EL MENTIR BENEFICIA DE ALGUNA MANERA AL MITóMANO.

El mentir constantemente también llamado mitomanía o mentirosos patológicos es un acto que se realiza de manera inconsciente por la adicción a mentir,  muchas veces sin necesidad pero que en el fondo beneficia de alguna manera a quien lo ejerce,  es decir,  puede utilizar la mentira para obtener ganancias, para buscar la admiración y la atención de sus compañeros, para evadir responsabilidades o para tratar de reflejar una vida fabulosa por medio de la fantasía.

SUS MENTIRAS TIENEN UN TOQUE DE REALIDAD.

Se ha demostrado que las historias de un mitómano no son al 100% mentiras,  tienen un toque de realidad pero como sucede con la fábula de ‘Pedro y el lobo‘ en donde se cuenta la historia de un pastor que se divertía engañando a sus vecinos del pueblo, hasta que un día la mentira que contaba se volvió realidad,  pero como había perdido la confianza de su entorno nadie le creyó. Este cuento es muy popular entre los profesores y se utiliza como parte del programa educativo para enseñar a los niños el valor de la verdad y las consecuencias de decir mentiras.

PUEDEN LLEGAR A TENER PROBLEMAS LEGALES Y DE PROBIDAD.

El riesgo de contar con algún colaborador que tenga la costumbre de mentir es que llega a perder a tal nivel la credibilidad de sus compañeros que por consecuencia todo lo que realice de manera personal o laboral se pondrá en tela de juicio, el tener un colaborador mitómano en puestos en donde exista el manejo de dinero, valores o proveedores también puede terminar en problemas legales, de corrupción o de probidad.

LA MANERA DE AYUDAR ES APOYAR SIN JUZGAR.

La manera de ayudarlos es hablando de la situación y las consecuencias que tiene el perder la credibilidad de su entorno, que se sienta apoyado sin ser juzgado, acompañarlo en el proceso y facilitarle  canales de comunicación para que pueda expresarse libremente, invitarlo a que lo platique con el área de Recursos Humanos,  pero lo más importante es no seguir con el juego, hablar con honestidad para que poco a poco deje esa mala costumbre de mentir,  no hay que ser cómplices por querer evitar diferencias,  es importante confiar nuevamente en la persona y  no dudar cuando nos esté platicando una historia para evitar que nuestra mente nos diga…  miénteme Pinocho miénteme.

 

 

 

 

 

 

 

 

Te podría gustar