fbpx

IMSS a «Las muCHACHAS».

NO LE PAGO AGUINALDO PERO A CAMBIO SI LE DOY UN REGALITO.

Ayer en el programa de radio de «Brozo» se hizo un comentario muy puntual, él decía que de acuerdo a un estudio realizado son pocas las familias que les otorgan formalmente las prestaciones de ley a sus trabajadoras domesticas y contadas son aquellas que las tienen registradas ante el IMSS,  hicieron el comentario sarcástico sobre algunas familias «muy generosas» que en lugar de pagarles los 15 días de aguinaldo compensaban esta prestación a cambio de un regalito simbólico que podría ser desde un Sweater hasta una botella de alcohol,  pero lo triste es que en el grueso de las familias mexicanas su aguinaldo equivale a:  «llevate un poco del bacalao, pero agarra el tupperware grande no seas tímida» y con está acción las patronas se reconfortaban y se curaban de salud ante su nivel de generosidad y bondad que tuvieron hacia la persona que les lava hasta los calzones, por suerte ya se dieron los primeros pasos para que esto cambie.

ES UNA OBLIGACIÓN, SE APROBÓ EL PROYECTO DE LEY.

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación avaló el proyecto en el que dicta de inconstitucional el artículo 13 de la Ley del Seguro Social y aprobó el proyecto del ministro Alberto Pérez Dayán en donde se determina como una obligación de los empleadores otorgar seguridad social a las personas trabajadoras del hogar, actualmente le corresponde a la trabajadora domestica solicitarle al patrón su inscripción dejando la decisión en sus manos y a su buena voluntad de realizarlo o no,  por el contrario al volverlo de carácter obligatorio resulta una propuesta justa para este sector de la población laboral.

TANTOS AÑOS DE LUCHA PARA EXIGIR LO QUE LES CORRESPONDE.

Las trabajadoras domesticas sufren de discriminación y está iniciativa se otorga después de tantos años de lucha a consecuencia de los abusos cometidos por parte de los empleadores y lo más triste es que había sido un tema indiferente para las autoridades,  algunos siguen dudando en apoyar las propuestas de volver obligatorio otorgar las prestaciones de Ley y crear un tabulador para homologarlas al resto de los sectores productivos del país.

EN CASI TODAS LAS CASAS HAY UNA TRABAJADORA DOMESTICA.

«La muchacha es la felicidad del hogar»,  en México comparado con otros países del mundo el poder contratar los servicios de una trabajadora domestica está al alcance de casi todos los niveles socieconomicos y esto sucede por la falta de regulación de las tarifas salariales.

EL PERMITIRLES COMER LO MISMO QUE EL PATRÓN… NO ES UNA PRESTACIÓN.

Los empleadores muchas veces pierden la dimensión, hay algunos que requieren el servicio de manera permanente pero no las tienen registradas ante el Seguro Social y nos les dan prestaciones de Ley,  pero eso si,  les exigen estar atentas las 24 horas para cubrir las necesidades de los patrones y de los hijos que muchas veces terminan siendo unos verdaderos  dictadores, creen que con darles una habitación (a veces compartida) que tenga una televisión y permitirles comer lo mismo que ellos,  son prestaciones adecuadas y suficientes para compensar la actividad realizada.

SI VAS A DECIR:  «MI MUCHACHA»… ANTES CUMPLE.

Les tenemos una mala noticia a esos empleadores que se van por la libre evitando cumplir con las obligaciones que tienen ante sus trabajadoras domesticas,  les informamos que de ahora en adelante a «la Muchacha»,  la tienes que dar de alta ante el IMSS de manera obligatoria y próximamente también te exigirán pagarle prestaciones de Ley,  felicidades a las trabajadoras domesticas, después de tantos años,  ya les está haciendo justicia la patria…

 

 

 

Te podría gustar