fbpx

El poder de un NO en la vida laboral.

Platicando con un ex colega de trabajo, un millennial con mucho potencial que ha sabido aprovechar sus habilidades para desarrollar nuevos procesos y que se ha ganado el aprecio de sus compañeros por su nivel de compromiso que tiene con su trabajo, su excelente actitud le ha generado una buena imagen en el entorno en donde se desenvuelve dentro de su empresa.

Este excelente colaborador se encuentra en un área productiva pero su sueño siempre ha sido pertenecer al área de logística, durante este año se postulo de acuerdo a su perfil para algunas posiciones que se abrieron en logística pero por alguna razón no ha podido pasar de la entrevista inicial, independientemente de que en la operación es reconocido por su creatividad y su disponibilidad para participar en proyectos interdepartamentales, este empleado vive un problema real, por una parte su jefe no lo deja moverse porque perdería a su «crack» estrella, y por otra parte el área de reclutamiento que está tan alejado de la operación no se ha dado cuenta de que esté empleado a pesar de su corta edad tiene un nivel de potencial altísimo y podría cubrir sin problema las vacantes disponibles en las que ha participado, estos dos factores que han jugado en su contra han sido las causas por las cuales no se ha podido mover del puesto que tiene.

La palabra NO se volvió para él algo normal, que ha escuchado constantemente durante su vida profesional, no se le ha dado la oportunidad de crecer por la simple razón de que es muy útil en donde está, además por la nomenclatura de su puesto no le pueden subir el sueldo porque rompe con la equidad interna, entonces: ni lo mueven de área, ni le aumentan su salario, ni lo promueven de puesto y por lo tanto la conclusión es que no lo valoran, le pregunte cual es el secreto para continuar con su nivel de compromiso que tiene con la empresa a pesar de tantos NO que ha recibido, me contesto que para él cada vez que le dicen un NO implica un nuevo reto y se prepara para lograr que ese NO en algún momento se vuelva un SI, por eso siempre pone su mayor esfuerzo y dedicación en las cosas, porque el aprendió a ver la otra cara de la moneda así que al escuchar un NO se vuelve el motor que lo impulsa a continuar preparándose para cuando llegue el SI pueda estar listo para hacer su mejor papel en donde lo ubiquen.

Es un claro ejemplo de como podemos aprender a tomar de la mejor manera las situaciones desfavorables y ver el lado positivo, aun y cuando las cartas no jueguen a nuestro favor, siempre existirá una enseñanza en este tipo vivencias y si llegamos a pasar por una situación similar ya tomaremos la decisión de como manejarlo si lo queremos ver como una oportunidad o como un fracaso, hoy he aprendido sobre el poder de un NO en la vida laboral.

Te podría gustar