fbpx

Adiós a los típicos jefes…

Es común escuchar la frase que dice que: «no renuncia a la compañía, renuncia a un mal jefe«, es una historia tan escuchada la del colaborador con talento que termina dejando la compañía y la causa principal fue que el jefe le puso tantos obstáculos en su carrera profesional que mejor decidió renunciar.

¿Que pasará por la mente de muchos de los jefes actuales que no permiten el desarrollo de sus colaboradores y terminan volviéndose una de las causas principales de rotación en las empresas?

NO SE CAPACITA NI ENSEÑA AL JEFE A SER LÍDER.

Y pensándolo bien, es normal que en LATAM suceda esto, debido a que en muchas compañías no se prepara o capacita al nuevo jefe, si es verdad que para poder lograr una promoción se realizan varios procesos incluyendo pruebas psicométricas y otros diferentes filtros, pero una vez que al colaborador se le da el nuevo puesto de supervisor o jefe,  ahí el empleado va solo,  sin un acompañamiento ni guía,  «lo mandan a la guerra sin fusil».

TENER PERSONAL A SU CARGO,  NO ES COSA FÁCIL.

Está situación también es una de las principales causas por las cuales existen bajas de colaboradores que no pudieron con la responsabilidad que implica tener personal a su cargo,  entre los colegas de Recursos Humanos se hace mención sobre el dicho de que: «no necesariamente un buen supervisor puede ser un buen jefe o un buen jefe ser un buen gerente», pero siendo más críticos en realidad es un problema de RH por no brindar las herramientas adecuadas y dar un adecuado seguimiento a la promoción.

CONTROLAN A LOS EMPLEADOS COMO SI FUERAN DE SU PROPIEDAD.

Si a esto le sumamos que la única «escuela» o ejemplo que tienen de jefes su estilo de trabajo es de los 70´s – 90´s en donde el jefe delegaba el trabajo difícil o talachero, no se le podía contradecir y además controlaba todos los movimientos de los colaboradores bajo su responsabilidad como si fueran de su propiedad,  ademas esos típicos jefes son los que no les importa sacrificar a algún colaborador antes de asumir una responsabilidad ante una equivocación por alguna mala decisión tomada por ellos.

SE NECESITA UN LÍDER CON UN PENSAMIENTO PROGRESISTA.

Las cosas ya son diferentes,  ya no se puede tener ese estilo de liderazgo que ya fue,  actualmente se necesitan líderes,  no jefes,  un líder es parte del equipo,  asume la responsabilidad de los resultados del grupo bajo su responsabilidad, conoce el proceso y delega para que su equipo crezca y aprenda, sus colaboradores trabajan bajo objetivos,  le tiene confianza a su equipo de trabajo,  es estratégico pero forma parte de la operación,  esta dispuesto a trabajar hombro con hombro para cubrir los objetivos grupales, ayuda, motiva y enseña,  este es el nuevo líder que requieren las compañías.

ADIÓS AL VIEJO JEFE, SE REQUIERE UN LÍDER HUMANO Y CERCANO.

Así que cantemos «Las Golondrinas» a aquellos típicos jefes que se quedaron en el pasado y demos la bienvenida a esta nueva camada de líderes que poco a poco ya están ocupando lugares estratégicos en las compañías,   es el momento de hacer cambios en nuestros mandos medios y modernizarnos un poco,  los empleados piden a gritos otro tipo de liderazgo, más humano, más cercano y más real.

UN LÍDER ES QUIEN CUIDA A SU EQUIPO Y LO DESARROLLA.

Nadie se hace grande haciendo sentir pequeños a otros. Grande es aquel que consigue engrandecer a todo aquel que se encuentra en su entorno.

 

 

 

 

 

 

Te podría gustar